domingo, noviembre 22, 2009

Sobre madres y helicópteros

Mi madre estaba tranquila porque yo no tengo un helicóptero. Ni ninguno de mis hermanos (sí, han oído bien, hay más irlandeses). Así que seguramente acabaríamos muriendo de alguna forma turbia y truculenta, pero al menos sin helicópteros de por medio. Claro, con lo que ella no contaba es con que mi jefe apareciera un día y me dijera “irlandés, te vas a Suiza, tres meses, a los alpes y con nieve”. Y en Suiza, ya ven ustedes, es fácil conocer a gente con helicópteros. Listos y dispuestos a dejártelos por un módico precio. ¿Helicóptegó?, bien sure. Sí, bien sure, pero combien de eugós. Ah, pas de pgoblem mon ami, seulement 300. ¿En total?. Ah, mais non, mon ami, cada uno. Ya, mon ami, no me toque les cataplins, y se metez le helicoptegó pag le cul. Excusez muá, je n’ai pas compris. Que voulez vous, chao chao. A non, non, wait, c’est bon, 250. Mire, colega, ecoute muá, 200 eugós y no me follo a su madre, ¿qué le parece?¿deal?. Fait. Done, pues.

Así que contactas con tus fratelli. Oigan, tengo un helicóptero. Joder, ya te dije que no estaba listo para dejar la rehabilitación, que el pegamento es muy adictivo. Que no subnormal, que es en serio, joder, que eso ya lo dejé. A ver, retrasado, explícanos eso del helicóptero. Bueno, veréis, estoy en Suiza, y en Suiza es fácil conocer a gente con helicópteros. Al grano, irlandés mediano, al grano. Pues que por 200 mortadelos a testa, nos lo presta un día. Pues vaya, dijo el irlandés mayor. Pues vaya, pues vaya, dijo el irlandés pequeño. Pues vaya, pues vaya, pues vaya, añadí yo. Tras lo cual no quedó mucho por decir. (Sí, qué pasa, me tomo la licencia de plagiar vilmente al gran Wodehouse, que para eso soy yo el que escribo).

Así que todo quedó listo y dispuesto. Salvo por el pequeño detalle de comunicárselo a la santa que te sacó con dolor por su vagina. En buena hora, que diría ella. Pero bueno, aquí lo mejor es la política de hechos consumados. Madre, qué te iba a decir yo, un temilla. Te deportan, si ya lo sabía yo. Que no madre, bueno, aún no, un poco de fe mujer. ¿En ti?, deja que me da la risa, bueno, pues qué has hecho esta vez. No, nada. Pues qué necesitas. Nada, madre, nada, es sólo que he conocido a un tipo con un helicóptero. Mierda, irlandés mediano, ¿ya estás con el pegamento otra vez?. Tentado he estado, pero lo del helicóptero me ha salvado. Un helicóptero… un helicóptero… ¡ay Dios!¡Un helicóptero!, pero cómo ha sido eso. Verás, es que estoy en Suiza, y en Suiza es muy fácil encontrar a gente con helicópteros… Cierra el pico, hijo, era una pregunta retórica, no se lo habrás dicho a tus hermanos, porque si tengo que elegir, casi mejor que te mates tú solito, que para eso me saliste gilipollas. Pues sí, algo les he comentado. Y te habrán dicho que no, naturalmente, porque ellos tienen el doble de neuronas que tú (dos, concretamente, una para tocársela con la derecha, y la otra para tocársela con la izquierda, yo soy zurdo cerrado). Pues… no exactamente. Reniego de vosotros, a mí no me lo contéis, no quiero saber nada, N-A-D-A, ¿me oyes?, coño ya con los niños, joder, tan grandes y tan tontos.

Así que como mi sufrida madre (valga la redundancia) no quería saber nada, se lo cuento a ustedes. Pero con bonitas y bucólicas fotos. Que vale más una imagen que mil insultos (y a las pruebas me repito).



Uno de los interfectos, concentrado en posición chico martini, y pensando en la pasta que le va a pagar Head por la publicidad.



El helicóptero abajo.



El helicóptero arriba. ¿Arriba de dónde?.


Arriba de aquí.


Los interfectos a dos tercios de faena.


Casi abajo, uno de los interfectos se muestra aliviado al comprobar que todas las partes de su cuerpo siguen donde debieran. Al otro se la suda todo.




El siguiente objetivo es conocer a alguien con helicóptero en la British Columbia. O en Alaska. O en algún sitio de esos. Pero cada cosa, a su debido tiempo.


Porque sí, joder, porque a veces la vida puede ser maravillosa (descansa, maldito).



7 comentarios:

DELIRIUMTREMENDS dijo...

Joder, qué experiencia mas cojonuda, y la foto del final es para firmar donde sea y quedarse allí¡¡¡
Cuando hay huevos, la vida puede ser la hostia. Y pasta, también hace falta pasta.
Supongo tu madre andará ya tranquila...
Un besazo,

El Portu dijo...

A tenor de las imágenes infiero que 2 de cada 3 irlandeses portan barba viril y rasposa. El otro opta por las crestas para dar la nota, aunque veo que en Suiza no hubo valor (y sí mucho frío) para dejársela.

Al menos su señora progenitora dispone de una pequeña retoña de intelecto superior a la suma del correspondiente a sus 3 bros.

Nacho dijo...

Ahora mismo te odio bastante...

eso si, te envidio a partes iguales

:D

Anónimo dijo...

Escuchaste la entrevista a Doc>?

>Quieres que te entreviste?>Podríamos hablar sobre tu blog y también sobre el del Doctor.

Enviame un mail si estás interesado y si no es asi, no pasa nada, te respeto, faltaría más.
>Te envio el mail:elcocteldecris@gmail.com
Saludos.
Cris

DELIRIUMTREMENDS dijo...

Buen fin de semana¡¡¡¡
Algún día yo tb alquilaré un helicóptero, para tirar algo por la ventana que me sobra hace tiempo...
Ale, cuídense, y el Pacho, no se donde anda.. pero coño, a ver si se materializa alguna vez en forma de comment...

Diosmelibreee dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Txutxo siempre creyo en ti dijo...

Jajajajajja, muy buen realto si señor, me he descojonado un buen rato...