martes, diciembre 22, 2009

Al fin encuentro una razón para visitar Madrid

Ante la magnitud de la noticia y la necesidad de informar con premura, haré mías las palabras de mi colaborador Valich, indisimulablemente entusiasmado ante la exclusiva que acaba de leer:

Buenoooooooooooooooooooooooo. Notición. Post inmediato. Hito histórico. ¡Corre!

Y yo, que soy un mandado, corro, porque además es Navidad y estas cosas se pueden hacer en estos horarios en esta época del año. Espero.


Una nueva estrella llega a la constelación madridista. Florentino sabe lo que se hace. Ahora a esperar que ponga fecha y hora a la presentación galáctica de Marko en el Bernabéu. De su esposa, más bien. Me río yo de las señoras de Beckham, Raúl y Van der Vaart.

Ya tenemos modelo para esa nueva línea de lencería merengue que se comercializará en breve. Tablas y experiencia en el ramo ya tiene la chiquilla.

El nuevo oscuro objeto de deseo de la plantilla blanca

NOTA: Este posteo y las declaraciones en él reflejadas se han realizado con el consentimiento implícito de cónyuge b. O eso creo. No busquen fantasmas donde no los hay. Carroñeros.

miércoles, diciembre 16, 2009

El Bezana Junior, enfrentado a un novedoso reto

A pesar del silencio auto-impuesto en esta temporada, tanto del blog como deportiva, estimo conveniente salir de la hibernación para compartir con nuestros lectores el curioso acontecimiento vivido ayer mismo.

Con el ánimo de hacerles partícipes de nuestra trepidante vida como dinámicos entrenadores de baloncesto de un equipo juvenil cántabro, y que cuenten con información de primera mano evitando así la influencia nociva de bulos de todo tipo, que sin duda correrán por la red, procedemos a continuación a emitir un comunicado oficial (descartando la posibilidad de convocar rueda de prensa, ya que no damos bien en cámara) relatando los hechos según nuestro punto de vista, de la forma más objetiva posible.

Como título de nuestro relato les ofrecemos tres posibilidades; la elección del definitivo queda a gusto del consumidor y del futuro editor de nuestras memorias. Porque al paso que vamos, no duden que para las próximas Navidades tendremos preparado un best-seller detallando, estilo Phil Jackson, nuestras peripecias durante 2 trepidantes temporadas con el Bezana Junior.
  • "¿Puede un café provocar un gran conflicto?"
  • "El efecto mariposa llega a Soto de la Marina"
  • "¿Qué puede ocurrir si se juntan dos energúmenos?"
La ola siberiana llegada en los últimos días hacía a este Diciembre menos cálido de lo deseable. Quizá por ello Coach H & Portu decidieron, tras salir algo más tarde de lo habitual los Martes del trabajo, quedarse en el hall de entrada al edificio de Caminos tomando un café/chocolate de máquina, el de los muy cafeteros/chocolateros, para entrar en calor mientras preparaban el entrenamiento de la jornada, en el que esperaban introducir un par de novedades y virar una vez más el rumbo de la nave, por nonagésima ocasión en apenas 3 meses de temporada.

Todo ello, sumado a la decisión de compartir coche por motivos de ahorro, nunca tomados a la ligera dada la cuantía del sueldo recibido por las labores desempeñadas en el Club, y la necesidad de trasladar material (balones, ropa deportiva, bollitos) del automóvil descartado para el viaje hacia el oficial, el majestuoso Scirocco del primer entrenador, junto con el hecho de que un todoterreno aparcado en doble fila no permitía la salida de la plaza de aparcamiento, desembocó en una llegada a las 19.10 al pabellón Ángel Pelayo en Soto de la Marina. 10 minutos sobre la hora fijada como de inicio del entreno. 10 minutos que a la postre se revelarían fatales.

A nuestra entrada, topamos con un escenario compuesto por luces apagándose, olor a pólvora de baratillo, mocos de entre 12 y 15 años totalmente ajenos al baloncesto con pintas de las que podríamos denominar y el sonido de la melodiosa voz del bedel profiriendo gritos con mensajes del tipo "¡A tomar por culo, todos a la mierda!". Al parecer el tipo había decidido de su mano mayor que el pabellón cerraba y que todo el mundo tenía que irse a su casa.

Ante nuestra estupefacción, tratamos de informarnos de lo sucedido preguntando al mencionado ordenanza, lo cual se revela imposible, y al entrenador del equipo Cadete, con el que por temas de precariedad hemos de compartir cancha durante buena parte de nuestros entrenos semanales y llevaba allí desde las 18.30. Éste nos informa de que esos chavalejos, los cuales han mirado con ojos lascivos nuestra bolsa de balones a su salida del recinto, han estado tirando petardos y armando bulla en el pabellón, tanto en el día de autos como en precedentes, por no mencionar que se sospecha con fundamento que semanas atrás uno de ellos campó a sus anchas por el polideportivo, entrando al vestuario y afanando la cartera de uno de sus jugadores.

Tras conocer estos hechos, el segundo entrenador del junior procede a tratar de entablar conversación con el portero, que se encuentra ofuscado manoseando en el cuadro de luces y el cuarto de máquinas, visiblemente alterado. Después de poner en claro el problema de los petardos, se le expone que entonces la culpa será de gente ajena al baloncesto y no habrá que sufrir penitencia por ello, a lo que responde que los del equipo sí que han tenido su cuota de culpa. Alucinado por la revelación y sabiendo que se cuenta con buenas piezas en el elenco, se pulsa la opinión de los chavales, que niegan la mayor y alegan que ellos solamente estaban jugando en la media cancha que les corresponde, a la espera de la llegada del cuerpo técnico.

Reunidos en rápido brainstorming, se toma la decisión de que Coach H tire de galones y contacte por vía telefónica con la presidenta bezanera y exponga lo que está aconteciendo en ese mismo momento. Mientras tanto, Portu prosigue con sus pesquisas, y descubre que la queja referente a los baloncestistas no es otra que el haber agredido mediante balonazos lanzados a la grada al bedel, el cual se encontraba limpiando la misma. Válgame, válgame. “Pues entonces identifique a esos elementos subversivos, les echamos del entrenamiento, y el resto podemos continuar con la práctica del baloncesto. No van a pagar 24 por culpa de 2.” Nasti de plasti. Puesto en contacto con el capitán, tipo sensato más payasete como el que más, éste reconoce que como es habitual había estado chutando un balón, de esos que usan los cadetes o la gente de gimnasia de mantenimiento, y en una ocasión se le había escapado hasta dar un golpetazo contra la pared inferior de la grada, pero nunca impactado contra el apreciado personaje que alegra nuestros días. Imaginando que por ahí pueden venir los tiros de la queja, se intenta nuevamente entablar conversación con él, a media luz y entre corrientes, que resulta mucho más romántico, claro. A todo esto, el encargado del gimnasio, otro que tal baila, anda profiriendo voces contra la pandilla de los petardos, que se mofan de él desde el exterior del pabellón, anunciando que se libran porque son menores que si no otro gallo cantaría. Otro que anda calentito, vaya.

El tipo no atiende a razones, reclama que no se le trate de usted ni se le pida tranquilidad y sigue en sus trece de mandar a todo el mundo a la calle, mientras su colega grita para quien quiera escucharle que ha hablado por teléfono con la presidenta, a la vez que agita su móvil. Muy bien, oiga, tres hurras por usted. Ya somos unos cuantos los que han hecho eso mismo. En el alboroto, cuando ya se ha dado el entrenamiento por perdido y se ha decidido dejar de intentar razonar con ambos sujetos y no insistir más con que al menos encienda la luz para recoger el material del Club que ha quedado por la cancha (“¡Ya lo haré yo mañana! ¡Encima eso, lo haré yo!” Pues hombre, si se enroca y no nos deja a nosotros, es lo mínimo, sí, digo yo), va el amigo y en su alocado caminar de lado a lado de la pista topa con el mencionado capitán juvenil que andaba el hombre buscando a tientas, con su cara de acojonado, el pantalón de su chándal. Ahí se desata la bestia, y girándose raudo cual felino artrítico se encara con el chaval diciéndole algo así como “¿Y tú encima me haces la zancadilla? A ver si te voy a meter dos ostias, eh”. Es en ese momento cuando se toman cartas en el asunto y se acude a atemperar los ánimos y a hacerle ver que no ha habido tal zancadilla más que en su imaginación, que a oscuras y nervioso es factible tropezar con cosas y/o personas, pues no se ve un carajo. Que si quieres arroz, Catalina. “¿Tú me estás llamando idiota o qué? ¿No sabré yo si me están poniendo la zancadilla?”. En fin, quién me mandaría a mí ejercer de Koffi Annan. A todo esto Coach H invocando al sentido común y rogando por no mandar a la calle, a menos de 5ºC, a chavales sudando y en pantalón corto, con un grado elevado de idiotez pues pocos son los que llevan ropa de abrigo, cuyos padres o autobuses no vendrán a buscarles hasta pasado un buen rato. Invocación con los resultados que ya podrán imaginar, claro.

A nuestra petición de calma y relajación, durante el desalojo definitivo del pabellón, uno de los junior, exponente del macarrismo pero que precisamente hoy había llegado casi tan tarde como los entrenadores y que cuenta con una relación de odio-odio-amor con el bedel, comienza a decir, en un alarde de clase, distinción y manejo de los tiempos “Anda viejo, a ver cuándo te echan de una vez y nos dejas tranquilos”. La reacción del tipo no se hace esperar y se abalanza sobre él quitándose la chaqueta y haciendo ademán de enchufarle un par de yoyitas ricas, a lo que quien suscribe reacciona en plan machote (el canguelo ante la posible recepción de regalito iba por dentro, así como recuerdos de un incidente similar ocurrido en Cinesa años atrás… al menos esta vez no llevaba las gafas puestas) interponiéndose entre ambos y frenando al sujeto agresor, una vez más reclamándole tranquilidad.

Ante nuestro comportamiento, a todas luces inadmisible, el ordenanza se ve obligado a llamar a la Policía Local, presentándose dos agentes de la Ley y el Orden en el pabellón al poco rato. Durante ese periodo, y mientras Coach H sigue haciendo llamadas, se consigue hacer entrar en razón al bedel del gimnasio, el cual confiesa que sí, que él ya sabe que son sólo 2 los “trastos”, pero claro, es que el hombre está pasando por un mal momento personal, con dos juicios contra el Ayuntamiento a puntito de celebrarse y claro, está alterado. Aaaaaaaaamigo, ahora ya nos vamos entendiendo. “Tenéis que tener más cuidado, porque un día este hombre va a coger una barra de hierro y va a dar un golpe a uno, y se busca un problema porque son menores”. Eeepa, tranqui, tronco, ni aunque fuera mayor. Aquí predicamos la respuesta pacífica, nada de agresiones. “Sí, sí, pero es que un día este hombre va a coger una barra de hierro y son menores y….”. En plena conversación reveladora, los jovenzuelos comienzan a murmurar “Eh tío, que han venido los locales” y salimos todos al exterior, a chupar fresquíviris.

Dado el revuelo y las caóticas “explicaciones” del denunciante, en las que reclama que los chicos le han tirado a dar con los balones a la cabeza, la espalda, la tibia, el peroné y el maléolo izquierdo [NOTA: 3 de las 5 son una licencia artística, retamos al lector a que las detecte], además de asegurar que querían pegarle y que para culminar tenían la costumbre de escupir en su garita y romper material del recinto, diciendo también que “Levanten un atestado si quieren“¿Un atestado? ¿Contra quién?” “Pues contra mí, como ustedes quieran” (¿este no era el que huía del tratamiento cortés hace un rato?), los policías optan por echar a los chavales a un lado y reclamar la presencia únicamente de sus monitores. Los que suscriben, vamos. Hala, a dar el DNI, mira qué bien. Buenas tardes, señor agente, yo soy Portu, ¿y usted? A todo esto, el tipo sigue pegando voces, sólo que ahora como es la pasma la que le pide un poquito de por favor, agacha la cabeza y empieza a excusarse con que él sólo sabe hablar así. Uno de los polis se lo lleva a un lado mientras el otro se dedica a tomarnos datos y declaración a los 3 entrenadores, con el otro encargado ya más calmado pululando por ahí. Cuando se reúne nuevamente a todas las partes implicadas, y se verifica que ahí no hay escupitajos de ningún tipo ni se ha roto nada, la cosa pasa por afirmar que bueno, hoy no, pero otros días sí. Y ya que estamos abriendo nuestros corazones, pues hombre, lo cierto es que los balones no me han dado, pero alguno había por la grada… ejem…. A todo esto, el entrenador del Cadete inquiere por el tema de los petardos al policía que había acompañado al portero, a lo que el poli, con cara de extrañeza responde “¿Petardos? ¿Quién ha hablado de petardos? Este hombre sólo denuncia que le han agredido con balonazos”. Surrealismo cómico digno de Berlanga. El otro agente, ejerciendo eficazmente su papel de “yo apoyo a la otra parte” dice cosas del tipo “es que los chavales de ahora… sí que hace frío fuera, sí, estos chavales no pueden estar así… ajá, sí, umm, muy interesante, en efecto… claro, claro”.

Coach H, en tono conciliador y sosegado, trata de poner cordura y aclarar las quejas y buscar posibles soluciones, pidiendo que no se hable a gritos, y que se señale a los jugadores del junior que la han liado (porque al menos parece claro que los Cadetes mientras entrenaban tenían difícil haber hecho nada de lo que aseguraba el interfecto) para echárselos del entreno y el resto pueda continuar normalmente, a lo que nuestro héroe replica en mitad del discurso: "Mira, chaval, no hables con tanta finura, que un hombre habla así como yo… un hombre ha de ser…. ¡leal!". Ojipláticos, oigan. Cómo se va a quedar uno ante semejante aseveración. Ahí ya el señor entrenador tiró de mala baba acumulada y clase y respondió un suave “Yo hablo como me sale de los COJONES”. No sé en qué tipo de situaciones habrán de mediar habitualmente los polis estos, pero creo que ayer se han echado unas buenas risas a nuestra costa.

El entrenador Cadete vuelve a tratar razonar con el bedel, echándole en cara el que se haya encarado con chavales de 15 años, a lo que encuentra réplica del sujeto negándolo todo. Claro, el colega de profesión vocacional me mira a mí, que lo he sufrido en mis carnes por partida doble eso del encaramiento, pero viendo el percal y en cierto modo no queriendo buscar más problemas a nadie opto por la sonrisa irónica y la petición de dejarlo correr, mientras la policía asiste expectante al siguiente capítulo del culebrón.

A todo esto, el amigo del demandante comentando a la autoridad eso que nos había confesado antes de que el hombre anda alterado por asuntos personales y tiene dos juicios pendientes, y el protagonista diciendo al aire “Si yo sé quién tiene la culpa de esto, sí. El Ayuntamiento y el Concejal, sí”. Digo yo que esto se puede encuadrar dentro de la calificación “Cavar la propia tumba”, ¿no? Pero vamos, que los agentes de la ley tampoco tenían ganas de complicarse mucho y toman la salomónica decisión de hacer caso al demandante, autoridad donde las haya, y cerrar el pabellón previo encendido de luces para recoger el material abandonado por la cancha. Y si alguien pilla una pulmonía o tiene problemas de otra índole, que se ponga en contacto con el Ayuntamiento o quien sea menester. Ah, y vosotros dos, los entrenadores del Junior, a ver si dejáis de encubrir a vuestros jugadores y les metéis en vereda, eh, que ya os vale. Que ellos son chavales y siempre hay alguno que alborota más que el resto, pero vosotros tendréis que controlarlos. Encima de cornudos, apaleados, claro que sí. Vamos a ver si les ponemos correa y bozal, ya que estamos. Total, debe de ser lo único que nos falta.

Pues nada, reunimos a la fresca a los jugadores presentes, les comentamos a grandes rasgos la situación y lo que se les pide de ahora en adelante (interacción nula con el portero y nada de tocar un balón hasta que no se comience el entrenamiento oficial), informamos a uno de los padres de los ya marchados cadetes de que se ha suspendido el entreno y se ha ido la gente a casa, aprovechando para encasquetarle 5 juveniles y que les conduzca a sus hogares ya que pasaba por allí, y a otra cosa.

A grandes rasgos, ese fue el tremendo episodio de ayer, que sin duda entra en la antología de lo absurdo que salpica las temporadas 2008/09 y 2009/10. Se entra pronto al curro para poder ir a entrenar, te haces tus 24 Km de rigor con dicho entreno preparado, y tienes que volverte para casa sin más ni más. Mi no comprender.

Conclusión breve y frase gancho digna de Twitter: “Llegamos un día 10 minutos tarde a entrenar y acaba viniendo la policía”. Real como la vida misma. Entre unos y otros se te quitan las ganas de baloncesto, oigan.

domingo, noviembre 22, 2009

Sobre madres y helicópteros

Mi madre estaba tranquila porque yo no tengo un helicóptero. Ni ninguno de mis hermanos (sí, han oído bien, hay más irlandeses). Así que seguramente acabaríamos muriendo de alguna forma turbia y truculenta, pero al menos sin helicópteros de por medio. Claro, con lo que ella no contaba es con que mi jefe apareciera un día y me dijera “irlandés, te vas a Suiza, tres meses, a los alpes y con nieve”. Y en Suiza, ya ven ustedes, es fácil conocer a gente con helicópteros. Listos y dispuestos a dejártelos por un módico precio. ¿Helicóptegó?, bien sure. Sí, bien sure, pero combien de eugós. Ah, pas de pgoblem mon ami, seulement 300. ¿En total?. Ah, mais non, mon ami, cada uno. Ya, mon ami, no me toque les cataplins, y se metez le helicoptegó pag le cul. Excusez muá, je n’ai pas compris. Que voulez vous, chao chao. A non, non, wait, c’est bon, 250. Mire, colega, ecoute muá, 200 eugós y no me follo a su madre, ¿qué le parece?¿deal?. Fait. Done, pues.

Así que contactas con tus fratelli. Oigan, tengo un helicóptero. Joder, ya te dije que no estaba listo para dejar la rehabilitación, que el pegamento es muy adictivo. Que no subnormal, que es en serio, joder, que eso ya lo dejé. A ver, retrasado, explícanos eso del helicóptero. Bueno, veréis, estoy en Suiza, y en Suiza es fácil conocer a gente con helicópteros. Al grano, irlandés mediano, al grano. Pues que por 200 mortadelos a testa, nos lo presta un día. Pues vaya, dijo el irlandés mayor. Pues vaya, pues vaya, dijo el irlandés pequeño. Pues vaya, pues vaya, pues vaya, añadí yo. Tras lo cual no quedó mucho por decir. (Sí, qué pasa, me tomo la licencia de plagiar vilmente al gran Wodehouse, que para eso soy yo el que escribo).

Así que todo quedó listo y dispuesto. Salvo por el pequeño detalle de comunicárselo a la santa que te sacó con dolor por su vagina. En buena hora, que diría ella. Pero bueno, aquí lo mejor es la política de hechos consumados. Madre, qué te iba a decir yo, un temilla. Te deportan, si ya lo sabía yo. Que no madre, bueno, aún no, un poco de fe mujer. ¿En ti?, deja que me da la risa, bueno, pues qué has hecho esta vez. No, nada. Pues qué necesitas. Nada, madre, nada, es sólo que he conocido a un tipo con un helicóptero. Mierda, irlandés mediano, ¿ya estás con el pegamento otra vez?. Tentado he estado, pero lo del helicóptero me ha salvado. Un helicóptero… un helicóptero… ¡ay Dios!¡Un helicóptero!, pero cómo ha sido eso. Verás, es que estoy en Suiza, y en Suiza es muy fácil encontrar a gente con helicópteros… Cierra el pico, hijo, era una pregunta retórica, no se lo habrás dicho a tus hermanos, porque si tengo que elegir, casi mejor que te mates tú solito, que para eso me saliste gilipollas. Pues sí, algo les he comentado. Y te habrán dicho que no, naturalmente, porque ellos tienen el doble de neuronas que tú (dos, concretamente, una para tocársela con la derecha, y la otra para tocársela con la izquierda, yo soy zurdo cerrado). Pues… no exactamente. Reniego de vosotros, a mí no me lo contéis, no quiero saber nada, N-A-D-A, ¿me oyes?, coño ya con los niños, joder, tan grandes y tan tontos.

Así que como mi sufrida madre (valga la redundancia) no quería saber nada, se lo cuento a ustedes. Pero con bonitas y bucólicas fotos. Que vale más una imagen que mil insultos (y a las pruebas me repito).



Uno de los interfectos, concentrado en posición chico martini, y pensando en la pasta que le va a pagar Head por la publicidad.



El helicóptero abajo.



El helicóptero arriba. ¿Arriba de dónde?.


Arriba de aquí.


Los interfectos a dos tercios de faena.


Casi abajo, uno de los interfectos se muestra aliviado al comprobar que todas las partes de su cuerpo siguen donde debieran. Al otro se la suda todo.




El siguiente objetivo es conocer a alguien con helicóptero en la British Columbia. O en Alaska. O en algún sitio de esos. Pero cada cosa, a su debido tiempo.


Porque sí, joder, porque a veces la vida puede ser maravillosa (descansa, maldito).



jueves, noviembre 19, 2009

Llega el relevo

Neonata habemus, pues, según asegura ADaimiel en su Twitter,

"Marko Jaric y Adriana Lima han sido padres de una niña en N. York: Valentina Lima Jaric."

El orden de los apellidos muestra bien a las claras cuál ha sido la misión de nuestro estimado base, ilustre afiliado en la lista de desempleo baloncestístico: la inseminación pura y dura.

Algún allegado apunta que menudo inútil, pues con esta revelación han dejado a la vista quién manda. No obstante, pongamos todo en perspectiva y no olvidemos la misión para la que ha sido contratado. Un aplauso menosmolérico para él desde aquí. Y un link con video homenaje de regalo también.

Eso sí, una auténtica lástima que no hicieran caso con el nombre propuesto por Valich. Estos famosos tienen el sentido del humor totalmente perdido.

miércoles, noviembre 18, 2009

Renovando equipamiento

Iba necesitando unas compras.

Últimamente, eran muchos los que se habían roto durante su uso.

Además, en mi caso no es cuestión baladí, pues la madre naturaleza en su sabiduría me dotó con notables dimensiones en salva sea la parte.

Suerte que maportu es super-enrollada y siempre está dispuesta a echarme un cable y encargarse ella de la compra de recambios.

La cara reclamo parece anunciarnos "Utilizando Penetra, incluso alguien como yo obtendrá satisfacciones"

¿Que de qué estoy hablando?

El pequeño anuncio de arriba no deja lugar a dudas, ¿verdad?

Está claro que se trata de unos calcetines.


¿O en qué estaban pensando? No me sean salidorros... Vergüenza debería darles.

lunes, septiembre 28, 2009

Sobre fraternales criaturas

Aviso a navegantes, las siguientes líneas pueden herir sensibilidades, son políticamente absolutamente incorrectas, y están redactadas desde la más profunda inquina y el hijoputismo más exacerbado. Pero qué quieren que les diga, donde las dan las toman, querido presi, y tampoco estamos para dejar pasar oportunidades que usted solito se encarga de ponernos en bandeja. Y qué cojones, hay ciertas situaciones que hacen que me gotee el colmillo, se me hinche la vena de la frente, y el cabrón bastardo que llevo dentro (mal disimulado) salga a la luz a ejercer de justiciero psicópata, aunque sea a costa de unas inocentes criaturillas que sólo pasaban por allí, y nada o poco tienen que ver en el asunto. Pero qué le vamos a hacer, usted lo entenderá mejor que nadie, ya sabe, daños colaterales al servicio de un bien superior. Como lo de cerrar centrales nucleares, conciencia obliga, amigo.

En realidad toda la culpa la tiene el fotógrafo. El muy cabrón. Que seguro que sacó varias y al final dijo, venga, esta, que salen sin cuello y chepudas, ya verás qué risas me echo luego con el fotoshó. Aunque bueno, en su descargo hay que decir que no siempre es fácil captar tan nítidamente a criaturas del inframundo, y mucho menos sin que se vean los vapores sulfurosos que seguramente emanan de sus cuerpos (con especial virulencia de sobacos y chichi). De hecho estoy casi convencido de que Íker Jiménez aún está babeando cual cochino jabalín ante campo de bellotas, después de ver esta clara evidencia de la existencia de un más allá. Aunque, independientemente de las pesquisas y averiguaciones que pueda hacer nuestro ínclito Íker, lo realmente aterrador del caso, lo que de verdad pone los vellos puntiagudos, lo que acojona que te cagas, es que las saquen a pasear sin correa.

El bicho de la derecha llegó directamente de patear culos de moros con sus botas de la legión

El señor presi comenta que somos unos cabrones por publicar el documento gráfico en cuestión. Bueno, no nosotros en particular, que no somos tan importantes, él se refiere a la sociedad en general, que no tiene valores, ni caridad cristiana alguna, y que, según él, no respeta los deseos paternos de preservar la inocencia, dulzura, e intimidad de los tiernos infantes. Y a mí, naturalmente, me da la risa. ¿Acaso esos dos mutantes respetaron la intimidad de los pipiolos que se jalaron en el desayuno?¿No merecen un respeto las cabras y gallos que sacrifican en sus ritos satánicos, y cuyas entrañas se comen crudas (en abundancia además, a tenor de las lorzas que se intuyen bajo tan elegantes túnicas)?.

El caso es que con semejantes gárgolas en casa no me extraña que el señor presidente estuviera preocupado por no darlas a conocer al mundo. Pero no por ellas, no, nuestro insigne presi, siempre solidario y atento al bien del ciudadano, lo que pretendía era evitar los suicidios en masa que se pudieran producir ante el descubrimiento de la existencia de mutantes entre nosotros (no vaya a ser que sea contagioso).

Claro, que seguramente otro gallo cantaría, si en vez de ese par de orcos de mordor, le hubieran salido dos putas valquirias vikingas de cuerpos prietos y turgentes tetas. Entonces probablemente se hubiera olvidado del derecho a la intimidad, de la ingenuidad infantil, y de gilipolleces similares, y las habría paseado con orgullo por todas las putas revistas de papel cuché, con profusión de vestidos vaporosos, escotes por el ombligo, y comentarios de pie de foto denotando una inteligencia sin parangón. Pero no. La ruleta de la fortuna dijo gremlins, y gremlins salieron. Perra suerte, hombre.

La verdad es, querido presi, que ahora que veo los devastadores efectos que ha tenido la radioactividad en su familia, esas terribles deformidades y mutaciones, no puedo por menos que solidarizarme con usted, y desear que cierren todas las centrales nucleares del planeta. No podemos arriesgarnos a que este tipo de aberraciones se extiendan por el mundo mundial. E incluso, viendo su difícil situación familiar, estoy dispuesto a encabezar una colecta para recaudar fondos que le permitan comprar un terrario más grande donde guardarlas, y así no tenga usted que volver a sacarlas de casa (por si acaso se descontrolan y utilizan a las hijas de Obama para hacerle una ofrenda al macho cabrío). Ya sabe, un espacio amplio, donde puedan estar cómodas, con las condiciones de luz y humedad propicias para el desarrollo de alimañas de su misma especie, y con suficientes babosas para que puedan mantener una correcta alimentación y no descuiden sus orondos y lozanos organismos.

Bueno, pues nada amigo, que ahora entiendo muchas cosas, aunque seguramente lo que más diáfano me haya quedado tras el detenido escrutinio de la imagen en cuestión, son sus muy particulares motivaciones para conseguir modificar la ley del aborto.

lunes, septiembre 21, 2009

Y la flauta sonó

Para mi desgracia, se confirman las sospechas: lo que hacía falta era que el menda se quedase en su casita para que los chavales pudiesen proclamarse CAMPEONES DE EUROPA. Podéis llamarme gafancio de aquí en adelante.


Por cierto, la estatua esa que reclamaba Miguelovas a dos minutos de la conclusión del Eurobasket'07 para nuestra vieja preferida, esa del número 4, ya están tardando en esculpirla.

Misión cumplida, soldado Gasol. Puede descansar. Hasta Marzo al menos.

Eso sí, en mitad de la celebración, una reflexión. No sé si aguantarían hasta el final de la retransmisión, pero espero que así fuera y tuvieran oportunidad de escuchar con atención el mensaje que ahí se deslizó, el cual supone una noticia de rango similar al campeonato europeo de nuestros chicos que tanto nos hicieron sufrir hace ahora dos años allá por los madriles y cuatro en la tierra de los pasados por la piedra anoche:

Montes deja La Sexta.


En primera instancia, aparte de perplejidad, mostré desánimo ante futuros compromisos de la selección de basket, léase Mundial y Europeo venideros, donde ya me veo soportando al flipao del Esteva eyaculando al ver una rueda de entradas de los yanquis antes de un partido contra equipos de la talla de Costa de Marfil. Mas a continuación, un halo de esperanza iluminó el salón de los portus: ¿será éste el primer paso para un retorno a NBA+, donde recuperar el combo con ADaimiel y narrar otro anillo del tío ese altiricón de las barbas y los pelos de vagabundo? Juanisho dice que ha leído ya rumores al respecto. Roguemos por ello.

Ahora bien, las declaraciones de Pau respecto a su participación en el próximo Mundial de Turquía hacen cobrar un nuevo cariz a los acontecimientos: "De una manera u otra estaré allí, pero ya veremos, ahora toca disfrutar esto". Cuán enigmático. ¿Será él el sustituto de Montes en las retransmisiones de La Sexta?

Una cosa está clara, defendiendo como Rin Tin Tín se ha demostrado que en efecto los rumores eran ciertos: el Oro no estaba en Moscú, sino en Polonia.

Wie skarpien, kolleguen

viernes, septiembre 04, 2009

Para cojones los de los santanderinos

Dice Juanisho que vale, los de Bilbao son burros y exagerados, y se han ganado merecidamente su fama. Pues miren qué grandes somos los de Santander:


Por mi parte no veo nada extraño en titular de la noticia, si acaso en el cuerpo de la misma. Para muestra, mi visualización anoche del universo con el elemento de precisión desempolvado del Micronova.

Dado que él no se digna a hacer de su combo título-frase-link llegado vía mail un post que signifique nuestra vuelta a la grandeza, alguien habrá de asumir galones.

jueves, septiembre 03, 2009

Un auténtico thriller

Marchando un titular turbador para desayunarse:

"Michael Jackson pagará su propio funeral"

Este Jacko, no para de sorprendernos. Se confirman las sospechas que circulaban en el entorno menosmolérico, que hablaban de la creación de un ejército de clones ataviados con sombrero, calcetines blancos y coquillas... y no estamos hablando de las hordas de guiris veraniegos que asolan la península. Sólo nos queda la duda de si saldará sus deudas con tarjeta de crédito o al contado. Desde luego, cuánta inexactitud y poca profesionalidad en el periodismo actual.

Abundando aún más en el caso, les diré que mis informadores infiltrados en la organización conocida como "Yurena" me han hecho partícipe de lo allí comentado y teorizado acerca de que podemos encontrarnos ante la más bestial campaña de marketing de la historia. Desde aquí aportamos posibles títulos para el nuevo disco del rey no-estaba-muerto-estaba-de-parranda del pop:
  • Back from hell
  • Back from heaven
  • Heaven can wait
Aunque conociendo los antecedentes del personaje, éste pide ir al limbo con todos los niños no bautizados.

Reflexionen sobre ello. Y no se sorprendan cuando dentro de unas horas, en pleno entierro, se despliegue un fastuoso espectáculo de luz y sonido y lo que era llanto y atuendos negros se convierta en risa histérica y ropajes blanquecinos radiantes cual dentadura de Luis Miguel.

martes, agosto 11, 2009

¡Ay el deduco!

  • 81 partidos de liga en apenas 6 meses, jugando una media de 37 minutos en cada uno de ellos.
  • 23 partidos de playoffs a lo largo de otros 2 meses, dándole candela un promedio de un partido ACB más un poquito.
  • Viaje para acá, avión para allá en esos 8 meses, que ya no sabes si meter el abrigo en la maleta para ir a la playa en Florida o las bermudas para darte un paseo por el subsuelo de Minnesota.
  • Y todo eso, recibiendo estopa de monstruitos calibre 33 del tipo de Shaq o el malabestiaparda ese del Howard.
Hagan la suma, extrapolen, y valoren entonces la noticia del día.

You don't mess with Espartaco, bitch

Conclusiones que puede sacar este humilde escriba, las siguientes:
  1. Tampoco será para tanto lo de los monstruitos yanquis esos, que aquí al segundo entrenamiento ha claudicado el chaval. Mucho de Boo y poco de Guarnizo.
  2. El señor Felipe Reyes es duro como el titanio enriquecido con una aleación de cemento armado y plomo. ¿Que no va el tío y aún con la amenaza de un tapón se carga al rival? Vas a hacer chapas a tu hermano, PG16. Este año, Felipín MVP del Eurobasket. Él ya se está preparando el terreno, ahora sólo falta que sus compañeros sean sensatos y con buen criterio le pasen la pelotita.
  3. Scola huyó a tiempo rumbo USA.
Por lo demás, que el deduco se recupere satisfactoriamente y todo haya venido motivado porque a Pau le ha parecido atinada la planificación que había previsto para él, esa que decía que hasta cuartos de final no entraba en juego para no agobiarse.

Mira que estoy viendo que en este Europeo tampoco suena la flauta...

martes, agosto 04, 2009

Los irlandeses prosiguen su plan de dominación mundial

Y es que el selecto material genético que adorna sus cadenas de ADN hace estragos.

Cónyuge b fue quien lo descubrió el día de autos. Aún estamos reponiéndonos del susto.


Detalle de genio el del piti en la segunda foto, ¿no creen?

Al irlan ya le había llegado la noticia vía su progenitor B. También conocida de forma imparitaria como madre.

Y secunda mi opinión de que es un crack el tipo, abundando más y aseverando, y cito,
Siempre con sus pintillas de yonqui de las barranquillas. El día que vaya a conocer al Rey irá igual, y seguro que le ofrece porro. Y el Rey lo aceptará, claro.

Efectivamente éste es un pequeño paso hacia la dominación del mundo. Aunque nada comparado con el de los gallos-ardillas y las argentinas de perfectos culos. Átense los machos.

Y ajústense el KERS.

lunes, julio 13, 2009

Fraternales hijos de puta

Querido y estimado presidente de igual da, del amor fraterno paterno y de las alianzas culturales e intergalácticas. Sepa usted que me he contenido hasta hoy porque soy un ser al que el mero hecho de tener que pensar en un político le provoca unas irrefrenables ganas de echar la pela. Así que imagínese el tener que dirigirse a él. Superior a mis fuerzas, oiga. Pero claro, se ha puesto usted tan pesadito que por más asco que me dé, voy a tener que explicarle un par de cosas, aun a sabiendas de que la lobotomía que le hicieron de pequeño no le va a permitir entenderlas.

Pues bien, mi querido tontín, podría darle miles de razones técnicas para apoyar la rotunda afirmación que viene a continuación, pero como esas ya se las intentaron explicar otros que saben rato largo más que yo, y usted se las pasó por el arco del triunfo, a mí no me queda otra que cagarme en todos sus putos muertos y expresarle mi más sincero convencimiento de que es usted un hijo de la grandísima puta. Con todas las letras. Ya sé que es usted político y que por tanto eso que acabo de apuntar (lo del golferío de su puta madre), es totalmente redundante, pero bueno, tampoco me parece que esté de más el explicitarlo.

El caso, querido soplapollas, es que usted pensará que soy un facha, y un nazi, y que lo que pasa es que ando a sueldo de los pepistas y los pepistos. Pues mire, no. Esto se lo escribo a título personal. Mío exclusivamente, y de nadie más, maldito bastardo. Porque hay decisiones que toma usted, que repercuten de forma indirecta en nosotros (los ciudadanillos esos que le pagan su puto sueldo de faraón) y de las que al final es muy difícil echarle la culpa a nadie (y mucho menos a usted), y la responsabilidad se diluye entre la marabunta de administraciones ineptas e inservibles. Al final, ya sabe, todo es por la maldita crisis y tal, y a mí que me registren, pobrecito de mí, que soy más bueno que el pan. Lo entendemos, el sucio capitalismo, que es muy cruel y muy hijo de puta. Como usted.

Sin embargo, querido lameculos, hay otras de esas decisiones que usted toma, que sí que tienen consecuencias de las que el responsable único y directo es usted. Y que aunque su puto cerebro de anormal con traje no consiga comprenderlo, afectan a gentecilla de esa de usar y tirar. Cerrar centrales nucleares, por ejemplo. Usted con su dedo ejecutor, y supongo que hablando por boca de dios, con la legitimidad que da el saberse señor del conocimiento universal (al menos en lo que se refiere a física cuántica), decide que Santa María de Garoña debe cerrar en cuatro años. Por mis santos huevos. No en uno, o en dos, o en diez. No. En cuatro. Porque ayer se me apareció mi puto abuelo muerto y sodomizado (espero que con dolor, vive dios) en sueños, y me dijo que cuatro era un buen número. Aleluya, mi abuelo rojo y maricón ha hablado. Cerremos Garoña, pues. La gente que allí trabaja, a la puta calle.

Pues resulta, señor recordante de su histórico y heroico abuelo (que seguramente se daba por el culo con los del otro bando, porque no soportaba a la zorra de su abuela), resulta digo, que allí trabajan familiares míos. Y es muy feo mandar a la puta calle a familiares de irlandeses. No, no, irlandés, a la puta calle no, porque yo, como supremo hacedor, aseguro, qué cojones aseguro, garantizo la colocación de todos ellos. ¿Y cómo puede usted garantizar tal cosa?. Eso es algo que no está al alcance de su gaélico entendimiento, irlandés. Muy bien, ahora, lo que sí que comprendo perfectamente, es que usted, además de echar a la gente a la calle, se ríe de ella a la puta cara, prometiendo cosas que sabe a ciencia cierta que no está en posición de cumplir. Vamos, lo que faltaba, cornudos y apaleados. Pues se puede ir usted a reír de su putísima madre, hermanas, heroicas abuelas, primas y demás familiares femeninos. Incluyendo los menores de edad.

Como le digo, podría respaldar mis afirmaciones con hechos, pero ahora mismo me da un poco de pereza. Igual que a usted. Lo digo porque se me pone en los santos cojones. Igualito que a su dedo ejecutor. Y afirmo sin despeinarme, apoyado en las mismas razones de peso que tiene usted para cerrar Garoña, que su abuelo era un puto fascista, cobarde y corrupto, al que le encantaba lamer el ciruelo a Franco y que sólo estaba con los republicanos porque le prometieron más dinero (de casta le viene al galgo).

Ah sí, y ya que a usted le gusta joder a mis familias cercanas, le diré, maldito hijo de la grandísima puta, que jamás he disfrutado tanto como empopando a la Sonso mientras ella gritaba que su marido era un pichafloja.

Todo esto se lo digo, querido presi, desde el más profundo de los respetos, la mayor de las tolerancias, y una paridad sin par.

Y ahora, a cascarla. Subnormal.

martes, julio 07, 2009

1 tonto congrega a 90.000 más

Pues sí señores, ya está aquí la nueva esperanza merengona, para deleite de las peluquerías y discotecas madrileñas. Las primeras recuperarán el éxito que se les fue a yanquilandia con David, y las segundas ya preparan la bienvenida con lo que les sobró de las fiestas que se marcaban Ronaldo y Robinho.

Los aficionados del Madrid ya se frotan las manos esperando verle en el campo encarando al rival y haciendo filigranas. Los de la prensa rosa en cambio están impacientes por verle fuera de los terrenos de juego… esto… encarando alguna rival y haciéndole filigranas… debe de ser hombre de pocos registros.

Aquí tienen el Bernabéu repleto para darle la bienvenida. Lo que no saben es que Florentino había prometido un bocata a todo el que asistiera, y tal como está la crisis no se podía rechazar tal oferta. Este Floren sí que sabe.

Por supuesto, la cuota entre los presentes de pijas histéricas y no excesivamente agraciadas fue considerable. No descartamos que, tras la separación con Güiza, Nuria Ber ya haya amenazado de muerte a todas ellas y se haya fijado como próximo objetivo al (i)luso.

No nos entra en la cabeza que más quieren verle al chiquillo estas jóvenes tras la oleada de portadas en bañador que llevamos. Esperamos al menos que la pancarta no la suscriba el chavalín atrapao de la izquierda.

Lo más doloroso fue contemplar los sacrilegios que algunos inconscientes llevaron a cabo sin ponerse coloraos ni nada. Menudo desperdicio de pan. Una torta así le daba yo al iluminado éste. Aunque la verdad es que si lo que quería era hacerle un retrato sí que se da un aire, porque la cara pan la tiene, para qué negarlo.

Este panadero se la jugó con el dorsal propuesto por el MARCA y acertó. Esperemos que en la de Kaká no hiciera lo mismo. Además, un pan que ponga “Kaka” no mola. Ahora, a comer pan duro toda la semana.

¿Hemos hecho mención ya a las pijas histéricas no excesivamente agraciadas? Por cierto, no dejen que la fila frontal les ciegue: en esta foto la miguilla está justo detrás. Turbadora presencia la de los dos pelo pinchos, ¿qué no? Resulta inquietante la estampa de ambos. Uno silbándole al más puro estilo kinki (cómo saben lo que le gusta al homenajeado) y el otro echando miraditas golosonas a las yenis. Seguro que a estas alturas ya tienen el teléfono de Cristiano y han quedado para tomar algo por los madriles.

Gracias a nuestro detector de hormonas se han podido enfocar los sectores de la grada más interesantes.

Al final, nuestro héroe no dejó pasar la oportunidad para lanzar un guiño a sus buenos amigos ibicencos los Locomía. Las hombreras no se las dejaron llevar. Le preguntó a Valdano si podía y empezó a enrollarse con el origen de las americanas estampadas. Luego a Di Stéfano y sólo le dijo “Este… el fútbol son once contra once”. Por último, probó con Florentino y éste le ofreció un trato para luego venderla en la tienda compartiendo beneficios. Así que al final pasó.

Podemos ver al nuevo ídolo limpiándose una mancha de ketchup que le cayó de los macarrones que se tomó con Valdano en la comida.

Esperaremos ansiosos las venideras noticias sobre el astro portugués. Mientras tanto, seguiremos disfrutando del veranito y las playas, que para el caso están tan llenas como el Bernabéu.

Saludos conjuntos de AM14 y JV21.

lunes, julio 06, 2009

Estupefacción post-vacacional

Tras cuatro días alejado del mundanal ruido y por consiguiente de los focos de la más rabiosa actualidad, en los que me enteré de mi no-convocatoria por parte de Scariolo teletexto mediante, al volver a casa topé con la peor de las noticias.

¿Por qué? ¿Por qué? El proyecto de Ettore comienza cojo a mis ojos (y esta frase no es una referencia al estado de las rodillas de mi tan querido base jugón).

Sólo me consuela saber que de aquí a 3 meses nuestro chico será campeón europeo con todo merecimiento.


Prepárense para el Madrid Viejuno que está montando Ettore. Como Corbalán y Brabender den el sí a la propuesta de Maceiras de ser nuestros base y alero titulares estelares, seremos imbatibles.

Raulistas saludos.

martes, junio 23, 2009

Estrenando palmarés

Transcurridos los pertinentes 15 días para asimilar el tremendo éxito cosechado en la desde ya histórica mañana del 7 de Junio de 2009, puedo al fin compartir con mi legión de seguidores las sensaciones vividas en tan turbulenta mas fructífera jornada.

Resulta que el club del que actualmente formo parte tiene a bien organizar un campeonato anual para que los pipiolos de sus distintas categorías se exhiban a lo largo de todo un día y el público asistente se eche unas risas. Piénselo por un instante: si ya sólo con un partido de los nuestros uno se lo pasa mejor que viendo a Chiquito de la Calzada, contemplar más de 20 de sujetos de la misma entidad de todas las edades y tallas sólo puede asemejarse a un combo de magos del humor tipo "No te rías que es peor".

El Junior, que es el que nos importa, debía pugnar por el trofeo con el representante Agustiniano, cuna de elementos de renombre como el irlandés, Carlsbart o el rey de la night. A partido único, con el peligro que eso representa. Porque esto es 5 contra 5 y no hay enemigo pequeño. Para agravar la situación, se contaba con sensibles bajas, tanto entre los jugadores, que entre exámenes, novias y resacas no están para nadie, como en el staff técnico. Y es que resulta que Coach H está muy solicitado y los domingos los dedica por entero a la selección, rollo Scariolo. Así que una vez sopesada y descartada la opción de cargar con el marrón a uno de los chavales y lavarnos las manos, asumí la responsabilidad de dar la cara, dirigir con más miedo que vergüenza y afrontar con entereza las críticas posteriores.

Instrucciones del coach ante esta tesitura: pocas pero selectas. La primera y primordial, la siguiente:

CH - "Pues nada, Portu, domingo a las 11.30 en el pabellón de Bezana. Ojo, en el de Bezana, eh, no en el de Soto en que solemos jugar."

Ok, mister, entendido. Allí estaré. Lástima que sólo estuviera yo. Y a las 11.45 también, así que hubo que recurrir a la telefonía celular para desfacer el entuerto. Primer intento, el señor entrenador se encuentra absorto con sus jóvenes promesas y no responde. A ver si con uno de mis pupilos hay más suerte. Movistar me informa de que el número al que llamo está apagado o fuera de cobertura en este momento. La trama se complica. Última bala en mi recámara, el otro jugador del que tengo número de contacto (2 de 12, no está mal)... y hay suerte. Mis peores temores se confirman: el evento es en Soto de la Marina, como aseguran los carteles que una vez superada mi ansiedad veo en la fachada del polideportivo bezanero. "Pero vamos, Portu, que todavía estoy en casa. Iré ahora, dentro de un rato". Así me gusta. Mis chicos siempre en tensión antes de un partido.

Una vez en el pabellón correcto, tras echar una parlada con los entrenadores rivales y confirmar que no sólo yo había sido engañado por coach H (suerte que algunos de los chavales viven cerca y al ver el revuelo se la jugaron al "a ver si va a ser aquí y no en Bezana"), minutos antes de comenzar la contienda recibo un nuevo jarro de agua fría. Rebelión a bordo. Los cadetes que apuntalan el equipo juvenil han terminado su participación en el torneo y se amotinan. Al uno no le apetece, el otro tiene ganas de poner un fax, y ambos llevan por el mal camino al tercero, a quien sí le apetecía echarse otro partidito. En resumen: 6 jugadores a mi disposición y pocos representantes del star system entre ellos. Pero yo confío en mis jugones y lo sacaríamos adelante.

A pesar de lo precario de nuestra situación, optamos por emplear una defensa al hombre, escasamente agresiva, eso sí. Ya habría tiempo de refugiarse en una cobarde zona si la ocasión lo requería. Mas la peculiar duración del partido (2 partes de 20 minutos a reloj corrido... ni en minibasket he visto algo así) unida a la bondad de los señores colegiados se tradujo en la ausencia de problemas de faltas, con lo que no hubo que recurrir a rastreras tácticas defensivas de esas que no molan a Prigioni.

A todo esto, el partido bien, gracias. Correcalles arriba y abajo manteniendo la delantera hasta que un fatídico parcial de 0-7 nos coloca 3 abajo al filo del descanso. Los sublevados aparecen de pronto en el banquillo con las orejas gachas solicitando su inclusión en el partido, pero me muestro inflexible y tajante en mi decisión de contar sólo con aquellos que han mostrado interés desde un principio. Sí, lo sé, no está el horno para ser fiel a los principios de uno y estupideces por el estilo, pero así soy yo. Por suerte, un arranque de furia y el inusual acierto en el tiro libre deja la cosa en tablas en el medio tiempo. 19-19. Miserable tanteador, pero ni tan mal. Las rotaciones continuas han surtido efecto y no hay rastro de fatiga en mis seis elegidos. Algo es algo.

Tras mi ración de ánimos y balbuceos de opciones tácticas, decido emplear la variante Pepu y otorgar el turno de palabra a los chicos. Éstos no se andan por las ramas y viendo el percal exclaman en voz alta "Venga, hombre, si jugando así vamos empate, hay que apretar un poco y ganarlos, eh". Claro meridiano, vaya. Yo no quería ser tan crudo en mi apreciación, pero ahí lo tenían. Se ordena una vuelta a los orígenes de los sistemas de ataque obviando las teóricas mejoras introducidas durante las últimas semanas además de una tímida presión en toda cancha tras canasta anotada y el parcial de 16-2 que se comen a continuación los del Sardi lo dice todo. Partido a la saca, amigos. De ahí hasta el final sólo queda evitar las marrullerías rivales y sus ataques a la desesperada, aderezando la faena con dosis de espectáculo, alley-oop incluido, para goce del respetable. El 43-29 final es irrefutable: somos campeones, amigos míos. Luchamos contra los elementos y prevalecimos. La calidad, que es mucha. Eso y un estilo de juego deudor de los mejores tiempos del maestro Boza en el Limoges. Qué les voy a contar que no sepan.

Así que aquí me tienen, batiendo récords de precocidad que ni Xavi Pascual y sopesando la posibilidad de hacer la cama a mi head coach a tenor del exitazo alcanzado en solitario. Todo se andará.

Hoja rosa + trofeo + pastitas. Esto es lo que se llama llegar y besar el santo

domingo, junio 21, 2009

Portu y su primer día de playa 2009

Pues no, debo reconocer que no soy un gran amante de pasarme horas y horas vuelta y vuelta en una toalla en la playa. Desde que se acabó mi carrera deportiva en el mundo del voley-playa la cosa ha perdido aliciente. Pero claro, cónyuge b no es del mismo parecer, y en consecuencia de cuando en cuando hay que hacer un esfuerzo por tenerla contenta. Así que tras marear la perdiz unos cuantos días, con la inminente llegada del verano no hubo alternativa y allá que nos plantamos. Un tipo valiente y corajudo, ese soy yo.

Para empezar, cómo no, problemillas a la hora de encontrar aposento para el 205 (sí, tuve choferesa... qué menos, recuerden que había dado mi visto bueno al plan playero), recrudecidos por la presencia de no pocos elementos dignos de ocupar un lugar de privilegio en www.aparcascomoelculo.com.

A pesar de todo, se protege la privacidad del infractor. Sin rencores

Cónyuge b, sabedora de mi reticencia a tostarme sin más, tuvo la deferencia de traerse algo de lectura para que estuviese entretenido... así que pude ampliar mi bagaje cultural echando un ojo al "Mujer de hoy". ¿Acaso hay algo más viril?

Suerte que la jornada se amenizó con las críticas sin piedad que dedicamos a todo bicho viviente próximo a nuestro espacio toallero: que si ahí está Vaquerizo el de Alaska, que si a esa la conozco y ha engordado, ojo con ese de los músculos que va exhibiéndose, mucha espalda pero poca pierna (por omitir la palabra "culo" y el dicho que acompañaría a tal frase), o un esos de allá qué sosos, rematando con un "discretamente, mira a tu derecha: ¿de verdad u operadas?"... y no lo dije yo, señores, qué va, eso salió de la parienta. Y uno, que es un mandado, pues mira, cómo no. No una, sino dos veces. Para asegurarse y formarse una opinión válida, claro.

De súbito, nuestra calma se ve interrumpida: una venerable cuasi-anciana tiene la ocurrencia de aposentarse con su sillita justo en nuestras narices. Vamos, que poco más y tenemos que irnos para que cupiese ella cómodamente. Faltaría más, oiga. Si seguro que es que usted tenía reservada esta parcela, como en el camping, y ha venido aquí la juventud maleducada a importunar. Como podrán imaginar, nuestro campo visual se redujo de forma notable, así que adiós diversión criticona.

Mas no todo estaba perdido, pues tras un gélido primer baño de la temporada después del cual perdí momentáneamente mis gónadas (reaparecieron horas después, todos tranquilos), la llegada de una tropa escolar, lo menos de Pucela a la vista de sus reacciones ante la presencia de semejante masa de agua ante sus castellanas narices, achantó a la señorona y tuvimos nueva compañía: 40 críos de 12 añazos y sus dos sufridos tutores.

Salimos de Guatemala...

Aaaah, los niños, qué monos son... cuando se trata de los propios, y a veces ni eso. Y menos cuando topas con la representación obligada del moco macarrita con pendiente y coletilla al que le da por sacudirte la toalla en la cara y pasa de tus educadas y sutiles peticiones de moderación. Lástima para él y sus pandilleros coleguitas que el acompañante de la de los pechos sospechosos tuviese otro talante y al poco soltase esta perla a uno de los sufridos monitores: "Yo tengo mucha paciencia, pero al próximo que me vuelva a echar arena le suelto dos sopapos". Pues menos mal que tenía paciencia, si no la llega a tener se monta ahí unos sacrificios rituales que ni en el Templo Maldito.

Y de remate, taratachán, aparición sorpresiva en escena de la hermana, cuñado y sobrino de mi señorita acompañante. De estos no diré nada malo, porque son majísimos y me caen requetebién (y aunque no fuese así, cónyuge b es fiel lectora y hay que guardar las apariencias). Aunque bueno, cierta observación del cuñao hizo mella en mi amor propio. No es verídico eso de que esté echando tripa, que en el reconocimiento médico de hace poco (when poco >= 4 meses) me dijeron que había adelgazado 3 kilos. Y tú no, ea.

Lástima, con lo bien que íbamos y tuvo que acabar así la cosa. Pero no se crean, que no contento con tan trepidante toma de contacto, hoy he tentado a la suerte y he tenido otra sesión más. Y ha habido nueva petición de tasación de glándulas mamarias ajenas. Lástima que los objetivos seleccionados por cónyuge b sean dignos de entrar en un catálogo de aberraciones.

Ah, y esta vez he ido andando. El comentario del engorde no ha caído en saco roto precisamente.

sábado, junio 20, 2009

¡Booombaaa!

Tras un par de temporadas en las que nuestros amigos nos han fallado, bien fuera por su ausencia, bien por no respetar las tradiciones, este mes de Junio el TAU lo ha vuelto a hacer y ha claudicado en la Final de la ACB.

Lástima que esta vez fuera ante el Barça en un duelo entre "los más odiados". Ganara quien ganara, perdía el baloncesto, claramente.

Al menos en el bando ganador estaba mi adorado Juancar, que debía andar recibiendo SMS hirientes y provocadores de ET desde LA y se ha picado de tal modo que ha acabado de MVP y todo. 5 ligas ya. Aún te queda otro anillo para llegar a este nivel, Kobe.

Claro que, dejando aparte el triplazo tras paradinha y cuasi pérdida de balón a falta de 1 segundo para final de posesión seguido de la bomba-alley-oop con Fran the Man que acabaron de sepultar las vanas esperanzas de un par de ilusos baskonistas que aún creían en el 2-2, la JUGADA de la final la ha protagonizado el genuino Gianluca, con uno de sus triples "ignorantes" que llegué justo a tiempo de visionar y celebrar. Yo celebrando una victoria del Barça, ¿a qué punto hemos llegado?


Una pena que la enchufara en el primer partido y no en el quinto. Entonces sí que nos hubiéramos reído a gusto.

jueves, junio 18, 2009

De Renazhetes y encontronazos con la autoridad pertinente

Tras meses de silencio, un encontronazo mañanero con el estado de sitio improvisado en el CDTUC Fase B por mor de un "quítame allá esos humos, que lo mismo hay un incendio y estos raros quieren quemarse a lo bonzo", ha recordado a Renazhete el tremendo susto que se llevó hace poco con dos tipos equipados con Cetme de asalto y despertado las ganas de postear latentes en él. Ahí les dejo con la primera entrega de una saga que se promete de interés general.

¿Ustedes no se han preguntado nunca “cuántas son las veces que me han parado para: hacerme un control, hacerme soplar, pedirme la documentación, registrarme el coche en busca de droga, hacerme perder tiempo, llenar el cupo de gente que tienen que parar, porque se aburren y alguna tienen que parar, para por todos los intentos colarte un tarjeta de visita con recibo de 150 aurelios”?

La verdad es que con la suerte que tengo les puedo asegurar que aquí al que suscribe si volviera a nacer le pararían el triple, pero dado que sólo se vive una vez estoy en condiciones de decirles que a mí personalmente me han parado un güebazo de veces y como hoy, día glorioso de 18 de junio de 2009, que será recordado como un día apacible en la oficina con Sauron y Saruman lejos de Mordor, procederé a contarles mis historietas y escarceos con los cuerpos de seguridad del estado. No tiene desperdicio.

1.- Allá por el 1800 cuando éramos jóvenes y vírgenes, jejejejeje, cuando aún éramos guapos y atractivos al sexo opuesto y cuando aun teníamos pelo en la sesera. Allá en mi Kajhuria natal una tarde de sábado en las Bajartu sin nada que hacer más que comer pipas y hablar de las titis que no entraron por el aro la noche anterior,… (puestos en situación empiezo). “Cuál va a ser el plan de la noche”. “Esta noche es la Fiesta de la Rosa en Ampuero, podríamos ir”. Y allí que se fue (para los profanos, la Fiesta de la Rosa se celebra en septiembre y consiste en una rosa roja con un número para chicos y rosa blanca con un número para chicas, el resto se pueden imaginar cómo va). Bueno, se apunta todo el mundo y al final somos unos 15 entre amigos/as. Llenamos 3 vehículos. Por aquel entonces yo andaba con mi primer coche, un Polo Classic de la Letra P con 55 CV y 1180 c.c., menuda batidora, y cuando llegamos a la salida de la autovía en Colindres, ahí que están los verdes o los vareadores o los aceituneros, como ustedes quieran llamarles, ¡¡¡ALTO A LA GUARDIA SIVIL!!! Recortada en mano nos hacen descender a todos y comienza el cachondeo.

GUARDIA CIVIL: Buenas noches.

NOSOTROS: Buenas, agentes.

GC: De dónde son ustedes.

NO: De la capi agente.

GC: A dónde van.

NO: A las fiestas del pueblo, agente (y aquí es donde el mito de la Guardia Civil cae en picado y ya no levanta más en toda la historia).

GC: No llevarán ustedes droga encima.

NO: No somos camellos, agente (si te parece te vendo un gramo de perico para ti y tus colegas disfrazados no te jode).

GC: No llevarán cocaína encima (lo que llevo es drogaína no te digo, lo que llevo es un calentón encima jefe....).

NO: Nosotros somos adictos al alcohol y a las mujeres.

GC: JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA (parece que esto va bien)

De fondo se oye a uno que viene corriendo y apuntándonos con la recortada, “¡Estos son los de las katanas!” ¡¡Mande, qué dice este!! “¡No, que estos son de Santander!” (momentos de tensión). “¡La documentación de todos ustedes, y los conductores además su carnet de conducir!”

Bueno, pues ahí que saco el DNI y carnet de conducir y para gran suerte me tocó a la lista de la clase.

GUARDIA CIVIL MUJER: La dirección del DNI no coincide con la del Carnet de conducir.

YO: El Ayuntamiento me ha cambiado el nombre de mi calle y he renovado el DNI antes de ayer. El carnet de conducir lo saqué hace 3 años (Respuesta rápida y certera que hasta Abundio comprendería)

GCM: Gñi que, gñi ehhhhhhhh, que la dirección del DNI no coincide con la del Carnet de conducir.

YO: (jooooooooooder con la espabilada esta) Agente, las calles son la misma pero con distinto nombre debido a que el Ayuntamiento ha cambiado de nombre mi calle y yo el miércoles renové el DNI

GCM: Que la dirección del DNI no coincide con la del Carnet de conducir.

YO: (Ya verás cómo esta lista me detiene)

GCM: Pues proceda a cambiarla porque es objeto de multa

YO: Y tú de mofa y befa no te digo. (Decir que no lo cambie)

2.- Semana después de Carnavales, estando solos en la Bajartu (centro de ocio y reunión de Kajhuria y también donde se hacen los concejus kajhuriegos) Luis, Carol y yo, vamos a Santoña a ver qué se mueve por allí (y por allí no se movía ni Dios, porque ni Dios estaba allí). Y llegando a Santoña ahí que nos para (y esto es verídico se lo juro) un tipo gordo con barba blanca y vestido de Guardia Civil. “¡Joder!”, dice Luis, “¡Papá Noel es madero o pluriempleado!” Pues ahí que nos paran.

GC. Buenas noches.

YO: Buenas, agente

GC: Documentación.

YO: Cómo no, agente, aquí tiene.

GC: Muy bien, se van a bajar para que les meta el perro dentro.

YO. Que me va a meter el cualo, perdón. (Mis cojones me mete el perro este dentro del coche)

YO: Me va usted a disculpar pero si no tiene una orden el perro no entra, soy alérgico al pelo de los perros y como usted comprenderá si lo mete, ¿luego quién me aspira el coche, usted? (Han visto mis dotes de abogado de medio pelo jejejejeje)

GC: Mira chaval, o te meto el perro o te meto un puro que te cagas.

YO: Lo que usted diga, (aquí ya perdí la dignidad que me había ganado pero qué se le va hacer)

Y nos metió el perrito dichoso, para no encontrar más que dos gominolas tiradas en el suelo que las jaló el perro, 200 pesetas y medio bono-bus.

En fin, siempre se ha dicho que el que no valía para estudiar se metía a policía. Yo personalmente no lo comparto pues tengo amigos que ahora son Guardias Civiles y Policías Nacionales y no son gilipollas, pero es que concretamente el número de tontos del culo vestidos de uniforme que a mí me han parado es directamente proporcional al número de veces que me paran, será suerte, será el destino... En la próxima entrega les comentaré algo acerca de esos grandes, los del Cuerpo de Policía Local de Santander, que no tienen desperdicio. Estos sí que son para echarlos de comer aparte, ellos y sus tontunas. Un saludo.

miércoles, junio 17, 2009

Buitreando que es gerundio

En días como hoy, a pesar del revuelo causado por jovenzuelos en plena época de exámenes y del calor pegajoso cual Pritt en el cubículo-cocedero que damos en llamar laboratorio, por no mencionar la apasionante tarea programadora, la cual como todos pueden imaginar me apasiona cantidubi, la jornada laboral se le hace a uno más llevadera.

Y es que andábamos de celebración... y me enteré justo a tiempo, pospuse mi obligada visita al banco para otro momento y disfruté del convite que con motivo de su cumpleaños se había currado nuestro trabajador a tiempo parcial con la connivencia de su santa madre.

Un goce para los sentidos. Una explosión de sabores en el paladar sólo comparable a la producida por un suculento Big Mac (tal sacrilegio se lo apuntan al amigo Renazhete, que no sé en qué McDonald's comerá él, pero que me pase la dirección). Quesada + Leche frita, combinación ganadora.

Se recomienda regar su ingesta con un Yosport Fresa

Como el tenazas se pusieron unos que yo me sé. Los ausentes por diversas razones no. Mayor espabile a la próxima. O mejor no, que así a más toca.

¡Dios bendiga a los becarios! Y a sus mamás cocineras, claro.

lunes, junio 15, 2009

Tan gafe no seré

Que miren que después de lo que les comentaba hace poco más de un año creía que era una certeza absoluta e inmutable. Pero va a ser que no. A los hechos de estos playoffs NBA me remito:
  • Final de Conferencia Oeste. Tercer partido. Nuggets 97 - Lakers 103. Apurando.
  • Final de Conferencia Oeste. Sexto partido. Nuggets 92 - Lakers 119. Sobradetes.
  • Primer partido de las Finales. Lakers 100 - Magic 75. Qué hisisteis, abusadores.
Haciendo gala de mis dotes premonitorias estilo Rappel, me permití el lujo de no poner el despertador las noches del segundo y tercer partidos, porque para un tipo espabilado y egocéntrico en temas baloncestísticos como yo no cabía la más mínima duda del seguro reparto de victorias al calor del hogar. Así que me reservé para el cuarto, que no vean si se hizo duro aguantar el tirón tras el madrugón el viernes anterior y no era plan de realizar excesos. Uno ya va teniendo una edad.

Y justo es reconocer que lo pasé mal, mal, fatal. Pero cuando peor pintaban las cosas, Superman descubrió con pavor que un eclipse ocultaba el sol amarillo fuente de sus poderes... y tomó el relevo de Nick "The Brick" Anderson en la particular galería de los horrores desde el 4,60 de las gentes de Orlando. Momento registrado por mi cámara siguiendo lo propuesto en TrueHoop, idea que Juanisho y servidor hemos acogido con agrado. Lo que pasa que él aún no me ha pasado sus fotos, así que de momento se conforman con las mías.

Indispensable tener un libro bien a mano para sobrellevar los interminables e inagotables tiempos muertos

Como ya sabrán, triples milagrosos mediantes y con una "excelsa" a la par que "determinante" actuación de ET, la cosa acabó con un 91-99 tras prórroga que dejaba el anillo a punto de caramelo, además de resultar un atentado contra mi integridad física, pues no contaba con tal alargamiento de la tortura baloncestística en mis cálculos de horas aproximadas de sueño. Así que anoche me vi obligado a pasar de mis pronósticos que hablaban de un 4-2 en LA y pegarme otra siesta antes de levantarme a horas intempestivas, porque ¿se imaginan lo que hubiera sido no estar presente ante mi PC justo el día que se consigue el campeonato? Muy mío, lo sé, pero esta vez no estaba dispuesto a pasar por eso. No, no, no.

Tras múltiples intentonas inútiles de seguimiento vía streaming, y sobrevivir con/a la lacrimógena retransmisión de Radio Marca en la que 13t dio sobradas muestras de haber alcanzado el estado vulgarmente conocido como "gagá", decidí quedarme con la emisión de mis ya apreciados chicanos de la ESPN latina, cuyas cortinas, tapas y defensas a ultranza del no-blando 16 de amarillo y morado me han llegado a recordar por momentos a nuestro señor Montes (alabado sea). Y el 86-99 definitivo habla por sí solo.

El simpático Gonzo estaba ufano con su gorra de campeón

Pues nada, chiquet, enhorabuena a los premiados. Disfrútalo que te lo has currado. Pero tampoco te regodees mucho con las cosas que te dicen los del Marca que ya sabes que son un poco exagerados.

Y a todos aquellos que me acusaban de cenizo, les dedico un amplio y sentido corte de mangas virtual. 5 de 5, nenes. He pasado de aguafiestas a talismán. ¡Ja!

viernes, junio 12, 2009

Britain sí que tiene talento

Sashita, nuestro corresponsal en la Pérfida Albión, aparte de poner verde y a la vez por las nubes a la televisión estatal británica (el tío es así, no se decanta), nos deja un recadito en su último contacto vía e-mail. Altamente recomendable oigan.

Y para despedirme por todo lo alto, un enlace a un vídeo. No son carnavales ni chirigotas, pero genial igualmente. Seguro que a las Españas llegan noticias de la ya archiconocida Susan Boyle, pero no estoy seguro de Stavros Flatley. Tengo que decir que esta pareja de padre e hijo se han ganado a la gente de esta isla. No habrán ganado, pero actuación tras actuación se han superado. Son geniales, y lo mejor de todo se les ve auténticos y mu buena gente. Ahí os dejo...


Y de propina, su actuación en la semifinal.


Esto es Grecia: desvergüenza y diversión a partes iguales. Amén de algo de sobrepeso. ¿Parentesco con Sofo, quizá?

jueves, junio 11, 2009

Del rosa al amarillo

Tras un prolongado periodo de silencio, toca importunarles con un resumen de los últimos partidos de la temporada de mi retorno a las canchas. Como habrán olvidado, dejamos nuestra historia en un momento álgido-pesaroso, con la épica primera victoria seguida de una miserable derrota en el plazo de 20 horas. ¿Y que pasó con el póker de despedida? Pues a continuación podrán saberlo. Sigan, sigan, no se corten.

Empezamos con un apasionante Solares C - Bezana, en duelo directo por la sexta plaza. La hora no acompañaba mucho, que un domingo por la mañana nuestros chicos no están para nadie, pero íbamos esperanzados. Lástima que la regla del 69 se mostrara implacable una vez más. Tras remar durante buena parte del partido, y alcanzar un empate a 67 en el minuto 38, perdimos nuestra opción de amarrar la victoria anotando dos puntitos de nada hasta en dos ocasiones y los pipiolos de donde cuatro huevos son dos pares no tuvieron piedad. A esos dos les siguieron otros 6, lo que unido a un periodo de enajenación transitoria bezanera en el que se tiraba triples hasta algún padre desde la grada, desembocó en un 75-67 nada favorable y el basket-average a freír monas. Buen trabajo de la dupla entrenadora, como bien se encargó de resaltar uno que nos lee, que se acercó gustosamente a presenciar el encuentro. Y lo peor es que esta vez estaba en lo cierto.

A continuación, y en la extraña fecha de viernes por la tarde, que seguimos unos horarios que parecemos los Oklahoma City Thunder, tocaba recibir a los representantes del SAB Torrelavega. En "casa" por llamarlo de algún modo, porque hubimos de exiliarnos a Cacicedo, lo cual estuvo bien para todo aquel que estuviera buscando una excusa para pasarse por el Elefante Azul y darle un agua al coche. La situación era compleja, pues además de estos condicionantes había que contar con el inminente viaje a tierras de Papi Berlus de 3 de nuestros pivots. Vamos, que estaban pensando más en borracheras a la luz de la Piazza del Popolo que en meterla por el arito (no haré jueguecitos de palabras con el verbo "meter" y su viaje de fin de estudios hormonado porque no es el lugar ni el momento de ello). Suerte que el llamamiento a la afición realizado durante la semana surtió efecto y un nutrido elenco de ultras acudió a presenciar el dantesco espectáculo que teníamos preparado para ellos. Allí estaban los genuinos Valich y consorte, el infatigable uno que nos lee, y por descontado cónyuge b, arrastrando a una incauta compañera de curro al evento.

En juego, nada menos que mantener la séptima plaza, conseguida gracias a los deméritos de uno de nuestros rivales directos. No debía despistar el vapuleo a domicilio por 50-73 del partido de ida, ya que mis compatriotas iban al alza en las últimas jornadas y nosotros nos desplazábamos en sentido contrario a pasos agigantados. Y los tres primeros lamentables periodos y su más que gráfico 32-34 (y gracias) daban buena cuenta de ello. Mas no recuerdo bien qué gritos en concreto surtieron efecto en las volátiles mentes juveniles a nuestro cargo que salieron revolucionados y plantaron un parcial 28-9 en 10 minutos que no se lo salta un gitano. 60-43 y a otra cosa, como por ejemplo convidar a nuestros fieles seguidores a unos cacharros por los servicios prestados. Y pagando ellos, claro, que nosotros la entrada no se la cobramos.

Y con las mismas, nos plantamos en el fin de fiesta baloncestístico. Tras el aplastante 71-89 cosechado el anterior domingo en las proximidades de Castro, donde se puso un día más de manifiesto ese estilo "Barça de Aíto en los 90" que implica llevar el partido igualado hasta el hachazo final de los últimos 5 minutos (2-16 esta vez, nenes, cuidadín con nosotros), el cual hemos debido inculcar sin quererlo en nuestros pupilos, el Bezana Soto Junior afrontaba el último partido de la temporada ante su público y con la sana intención de agradar a su afición dando un susto al campeón de Copa y actual tercer clasificado (empatado a victorias con los dos primeros, ojo) para que fueran calentitos a la Final a Cuatro. Cantbasket, vamos a por ti.

En juego..... nada... ni siquiera la honra. Los unos ya no podíamos aspirar a nada más allá del séptimo puesto y los otros iban encaminados a comerse al Pas en tremenda semifinal de ahí a dos semanas. Cualquiera diría que es el partido ideal para liberarse de tensiones competitivas y dar rienda suelta a los jugones que se llevan dentro, pero como me temía no fue así. Los recuerdos de la debacle forman una nebulosa en mi memoria, pero con decirles que el marcador acabó indicando un 69-105 podrán hacerse una idea de lo acontecido. Desastroso colofón a mi estreno en los banquillos.

Tras este equitativo reparto de 2 hojas rosas por 2 amarillas, mi balance particular queda en un 3-6. 33% de victorias, rollo Clippers. Espero que en este club valoren otros aspectos por encima de los resultados, como por ejemplo el tener coche propio o utilizar bolígrafos de dos colores distintos para llevar la estadística, porque si no voy dado.

miércoles, junio 10, 2009

¿Crisis? ¿Qué crisis?

El retorno del rey (no el hijo de Arathorn, ni de Nach, sino el tipo éste que aparece cada Navidad en TV diciendo lo mismo) a la región trajo consigo un incremento de temperaturas más que considerable, con lo que cónyuge b lo vio claro y propuso sesión de ejercicio cardiovascular relajado aderezado con una intensificación del bronceado de forma natural. Vamos, que estuve paseando por la ciudad de 16.30 a 21.30. Loseta, asfalto, hierba, arena,... Pude demostrar que me defiendo en más superficies que Rafa Nadal.

Pero uno no es inmune a la fatiga, y 10 años sin deporte de élite pasan factura, así que a mitad de viaje solicité tiempo muerto, utilizando eso sí la infalible excusa de "venga, mujer, que te invito a algo, que con este calor tendrás sed".

Y esa parte salió bien, vaya que sí. Donde no estuve tan acertado fue en la elección de lugar en el que reposar de forma merecida. Me dejé llevar por el corazón y sucumbí a los cantos de sirena del bar nombrado como mi patria chica, lo que acabó por mostrarse una decisión poco afortunada por causas de inminente revelación. Antes, una muestra de los productos ingeridos:

Mi caña con limón nenaza se convirtió en una caña + una fanta limón, alcanzándose así una nueva dimensión de pijoterío

Y ahora, sin rodeos, la razón de mi estupor y esos dolores a la altura de la cadera que me acechan en sueños:

Propina de 5 céntimos auto-incluida por el camarero no reflejada

Un considerable sopapo a mi modesto sueldo. Me está bien empleado por listuco. Suerte que en el paseo de la semana anterior se optó por la "versión pobre" y el gasto se limitó a 1€ de botellín de agua.

Para la próxima no habrá que despreciar a la mítica fuente pública, que para salir del apuro vale.

jueves, junio 04, 2009

De escualos y hoctópodos‏

De cara a la nueva recomendación de cinefilía menosmolérica, haré mías las palabras del irlandés, que se explica mejor y va al grano.

Es bien sabido que The Expendables ha puesto el listón muy alto, pero todo es mejorable.

Atenta la compañía. Los últimos cinco segundos del vídeo creemos que pueden pasar fácilmente a la historia como la mejor escena del cine.


Quizá se eche en falta a Godzilla, pero por lo demás nos atrevemos a estimar que la película es perfecta de inicio a fin.

Y para más inri, con Lorenzo Lamas de prota (otra de las grandes ausencias de The Expendables, junto con SS).

Al fin un film a la altura del de las ovejas asesinas.

¿Cómo? ¿Que en los cines de su ciudad no hay narices de programar sesión de este espectáculo sin par? Válgame, a ver qué hacemos ahora para solucionarlo...

martes, junio 02, 2009

34 x 23

Todo el mundo tiene sus cuentas pendientes, sus demonios internos y todas esas historias. Hasta Chuck Norris. Qué cojones, hasta los irlandeses. Y aunque bien pudiera haber sido yo la excepción a la regla, no es el caso. Porque uno no puede pretender subirse a una bici, ponerse a subir un puerto, bajarse a mitad, y dormir tranquilo por las noches. Por mucho que al final llegaras arriba, y por muchos cojones que le echaras subido encima del puto sillín. Porque si uno se sube a una bici, es para no bajarse, o al menos para bajarse cuando a uno le parezca bien, y no cuando se lo dicte la carretera. Porque eso escuece en el orgullo, y el orgullo de un irlandés es muy puñetero. Y porque un irlandés no da un paso atrás ni para coger carrerilla, cojones.

Así que tuve que volver. A mis queridos y amados lagos de los fucking eggs. Los de Covadonga. A subirlos como dios manda. Y no como la última vez.

Allí andaba yo el sábado pasado, en Cangas de Onís, en la salida, con otros seis amigos, y otros dos mil subnormales más, y con lluvia fina del norte de esa tan molona para darse un agradable paseo de 115 kilómetros en burra. Los primeros 50 llanos. Luego un puertecillo en el que los dos últimos kilómetros son una auténtica pared. Luego otro muy llevadero. Y después para rematar la faena, los señores lagos. Ya saben, 12 kilómetros de puta tortura. Los ocho primeros no bajan del nueve por ciento. Los cuatro últimos te dan la puntilla.

Bueno, te dice uno de tus compañeros novato en estas lides, por lo menos como llueve se saldrá tranquilos. Le miras de reojo. Claro, piensas mientras esnifas el olor a réflex, y contemplas las piernas como jodidas columnas de granito y depiladas hasta el escroto del tipo que está delante de ti. Tranquilos de cojones, non ti preocupare. En el kilómetro 45 paras en el primer avituallamiento. Miras el cuenta. Más de 37 de media. Tócate los cojones, mariloles. Tu compañero el optimista claudicó en el 10. Pero bueno, tú vas sorprendentemente cómodo, así que para adelante con los faroles. De tus compañeros aguantan tres, dos algo tocados, y el que te va a dar para el pelo dando ánimos y diciendo que el primero con tranquilidad. Que ya se encargará la huesera de cobrarnos cualquier esfuerzo de más.

Así que si lo dice el que va sobrado, se le hace caso. Y el primero se sube al tran tran. Sobre todo los dos últimos kilómetros. Más que nada porque es imposible subirlos a cualquier otro ritmo. Dos mil metros a más del diez por ciento. Pero bueno, como es el primero llegas arriba sin demasiado dolor. Y además ha dejado de llover. Para abajo. Aquí es donde yo me paso por la piedra a los depilados. Miras a tus compis (que tienen familia e hijos por los que velar). Oye, yo os espero abajo. Metes plato y la corneta suena a séptimo de caballería. La carretera aún totalmente mojada y la gente bajando con más miedo que vergüenza. Joder, a este paso pillo al primero. Si es que estos meseteños no tienen ni puta idea. En la tercera curva la bici te suelta un trallazo de atrás que ves la luz al final del túnel, a la virgen María, a la de Covadonga, y a todos los santos revoloteando a tu alrededor. El tipo de la organización que está plantado en la curva para avisar de que se baje tranquilo, empieza a desgañitarse y a llamarte de todo menos guapo. No es necesario. Tú ya te has hecho caquita encima y empiezas a bajar como todos los meseteños. Piano piano y sin pasar de cuarenta, que somos muy jóvenes y el precipicio es muy largo.

El segundo puerto se sube casi sin enterarte. Pim pam pum y arriba. Para abajo, esta vez sí con la carretera buena, sin curvas de las de mírame y no me toques, y el asfalto medio seco. Así cualquiera. Tú lo agradeces porque aún te estás limpiando el culo de la bajada del primero. Unos kilómetros llanos, y llegas al cruce.

Jodido y fatídico cruce. Giras a la izquierda y de nuevo tú ante el puto muro. Ruido de cadenas subiendo a toda prisa por las coronas. Imprecaciones de alguien al que se le sale la cadena al quitar plato. Miradas de quién me mandó a mí venir aquí. El gracioso del si falta mucho. ¿Cuánto llevas?, me pregunta mi compañero el máquina. 34x23. No te gusta su, bufff. Para ahora bien, te dice, pero en la huesera a lo mejor te falta. Joder, eso ya lo sabes tú, coño, no te hace falta oírlo. Para arriba. A los dos kilómetros de subida tu compañero lleva un punto más que tú. Pasas de él, que se vaya, no te cebes que esto es muy largo. Pero vas bien y no se aleja mucho. En el tres le vuelves a coger. Te mira, sonríe y se pone a rueda. Un tipo que va ya con el agua al cuello pregunta que si eso suaviza. Tú has estado en su situación así que sabes que no quiere nada de medias tintas, ni de paños calientes. Aquí no sirven las mariconadas. El tipo sólo quiere la verdad. No, le dices al unísono con tu compañero de fatigas. Y añades un vamos y un aúpa. Un par de los que están en la cuneta y le han oído preguntar se desgañitan con él como si le conocieran. Sabes que lo agradece. Porque sí, coño, porque tú también has ido así de jodido.

En el siete, llegas al puto cartel. Huesera. Miras al cielo en busca del final de esa jodida recta. Lo ves allí arriba, a tomar por culo. Respiras hondo. Tú y yo tenemos algo pendiente, zorra. Tu compañero mete la corona que se guardaba. Tú sólo te pones de pie y aprietas los dientes. El cuenta todo el rato entre siete y ocho por hora. El pulsómetro todo el rato por encima de 180. En un momento que tus riñones no pueden más te sientas. No hay cojones de mover ese desarrollo sentado. Blasfemas para adentro. De pie otra vez y hasta arriba. Cuando llegas al descansillo no sientes nada más que dolor y vacío en las piernas. Tu compañero empieza a despegarse. Intentas ponerte a rueda pero es absurdo. Vas planchado. Sólo queda llegar arriba y punto. Como se pueda. En los cuatro últimos kilómetros te pasa hasta el apuntador. 1h10’ de puta agonía. 4h50’ en total, o lo que es lo mismo, 1h30’ menos que la última vez, y sin sacar el pie de la cala. Sonríes mientras te metes tu cuarto aquarius sin respirar. Ya puedes dormir tranquilo.