martes, mayo 23, 2006

Palos, bilis y picores

Que no. No se empeñen, joder. Que no me gusta, es más, me cago yo en la primavera, en los pajarillos silvestres revoloteando, en qué bonito es el amor y en la furcia que parió a todas las plantas de este jodido mundo. Que las da por polinizarme la jeta y la pituitaria a partes iguales y eso me hace unas cosquillas que no vean en el cojón derecho. Así que señores del corte inglés, métanse su primavera por donde buenamente les quepa, y sí, por el amor de dios o de buda o de quien se les ponga en los higadillos, ya me enteré de que ha venido. Dejen de tocarme los bajos con que ya está aquí, con que ya llegó y con las rayitas estilo marinero. Que para una cosa que tiene de bueno la coño primavera van y me sacan a la claudia shifer de turno vestida de primera comunión. Venderían más si sólo la pusieran el tanga de rayas, tontos del nabo. Cualquiera sabe eso.

Estoy de bilis hasta las cejas señores. Con lo de señores me refiero ahora a ustedes lectores, con los del corte inglés ya he acabado, de momento. Jodida meseta de mis entrañas. El caso es que no sé de dónde sale el polen porque está todo más amarillo que un chino con cirrosis, pero haberlo haylo, de eso doy fe. Estamos infestados de polen. Polen a cascoporro y por doquier. A las plantas las ha dado por follar en masa, y están consiguiendo darme por culo, pero por la nariz. Ver para creer. Violado por una puta flor. O por miles de ellas. Lo de que el infierno es un sitio muy cálido y tórrido y con volcanes es falso, una milonga, el infierno es cálido y tórrido sí, pero lleno de lindísimas y preciosas plantas todas deseosas de soltar sus espermatozoides al aire a ver si se te meten por la oreja.

En este sitio en el que vivo ahora, en cuanto sales a la calle tu cuerpo empieza a experimentar reacciones insospechadas, y no me refiero a lo de sudar como una puerca en el matadero por culpa de los 37 grados, no, eso sería llevadero, me refiero a que te pican hasta la uñas de los pies, como si te hubiera entrado de pronto una sarna galopante. Y los ojos como los de un terminador, pero hinchados, así que son como los de un terminador chino. Y la napia que sabes que está ahí porque es muy grande y te la ves, y porque la rascas 17 veces por minuto, pero lo de entrar aire, eso es ciencia ficción. Y casi mejor, porque aire significa polen, y polen significa darse por fornicado. Así que respiras por la boca, ahí todo el día como un pez fuera del agua al borde de la muerte, que bien pensado no sería ni tan mala cosa eso de morir y acabar con este maldito sufrimiento. Pero al abrir la boca siguen los picores. Esta vez en el cielo de la boca. Y ustedes dirán que exagero, y yo les diré que se pueden ir a tomar por donde amargan los pepinos, porque si digo que pica el paladar es porque pica. Y mucho. Y encima ahí no hay quien rasque. Así que jódete y baila, no queda otra. Al final, más o menos a los 10 minutos de haber cometido la imprudencia de salir a tomar el fresco, (disculpen, costumbres del norte, a tomar el no fresco o a tomar por culo que es lo mismo) pues empieza uno a respirar como darth vader. Y la gente te mira al pasar. Y tú les miras. Y entre tus ojos de terminator chino, tu napia de pimiento morrón babeante, tu boca de congrio moribundo y tus pulmones haciendo más ruidos que la sinfónica de viena, sólo se les ocurre preguntarte que si te encuentras bien. Naturalmente soplapollas, tan bien como si usted se operase esa cara de besugo con una tijera de esquilar ovejas. Imbécil, o imbécila, según el género y la génera.

Y ustedes dirán, coño irlandés, deje de quejarse y no salga a la calle y así a lo mejor no nos da el coñazo con sus malditos achaques físicos. Pues sí, eso se podría hacer, pero ya saben que tengo ciertas tendencias sadomasoquistas suicidas y brotes psicóticos que me obligan a hacer deporte y a sudar a diario (salvo cuando la resaca sólo me permite arrastrarme como un perro, que es a menudo). Qué quieren que le haga, trastornos mentales que tiene uno. Yo tampoco entiendo qué placer hay en las agujetas y en sentirse como un guiñapo, pero no puedo evitarlo. Y además, qué coño, que si no me aburro como un hongo, y que cada uno se mata como se le pone en los cojones y yo he escogido la cirrosis y el tormento físico. Pues eso, que llega un punto que me comen las paredes y tengo que salir. Y claro, salgo, y claro, pasa lo que pasa. Que se me junta la polinización, con los picores, con los bronquios que se cierran en banda como putas, con mi jodido corazón de dos velocidades, con los músculos pidiendo oxígeno por correo urgente y se bate el récord del mundo de pulsaciones por minuto de alguien que aún esté vivo. Ahí es nada, 238 de pulsómetro y uno rezándole en hebreo a la virgen de la macarena que, gracias a los del río, es la única que se recuerda en ese momento. Así que si alguna vez pasan más de 13 meses sin que escriba ninguna sandez en este nuestro blog, mándenle flores a mi madre.

Pues eso, que no sé de qué ostias se queja la gente por aquí, gallardón se ha quedado corto, si por mí fuera asfaltaba desde despeñaperros hasta el escudo. Y que les jodan a los ecologistas, a la vegetación, a la tisen y, por supuesto, a los señores del corte inglés.

4 comentarios:

El_Pacho dijo...

Vaya putada, enchufate por la napia con algo ¿no? pero que no sea estimulante. Bueno yo no estiendo mucho de esto (que no lo padezco)pero creo que ahora os lo cubre la seguridad social.

Un irlandes con alergia, debe ser como un semaforo en rojo...

El Portu dijo...

¿238? Ya le hubiera gustado a Indurain. Estás totalmente apto para competir en un equipo dirigido por mi paisano Manolo Saiz.

Hay que ver lo que son capaces de hacer algunos por mostrar al mundo su recién descubierta capacidad para colocar bonitos links en sus posts.

el_irlandés dijo...

Calla, coño. Eso queda asín entre nosotros. Yo siempre supe poner links... más o menos.

mitsui dijo...

ajja vaya monologo te has clavao felicidades!

http://spaces.msn.com/sonrisitascris